RSS

El debate entre creyentes y no creyentes

27 Abr

En una sociedad democrática la voz de la iglesia vale tanto como la voz de la ciencia o la filosofía: vale como una opinión (aunque cabe la diferencia en que unos pueden comprobar racionalmente sus postulados y otras no, pero no es el tema en cuestión).
Creo que es un error muy común del creyente (que está encantado en vivir como vive) el pretender que todos vivan como él vive (cosa que no suele ocurrir con el no creyente).
Imagínense lo que sería si todos tuviésemos que vivir como Platónicos o como Darwinianos (nos guste o no nos guste esa postura)? Creo que sería terrible.
El problema es que cuando se piensa que uno debe defender las causas de la humanidad (y que su defensa es la única buena y justa) se cae en el problema de que uno deja de vivir en democracia. 
Cuando decimos que la democracia es mucho más que votar cada 4 años a qué nos referimos? También forma parte de la democracia el aceptar otras formas de vida y de pensamiento (siempre que éstas sean tolerables. No se puede aceptar como válida la postura de un facista, por ejemplo, por las razones que todos sabemos).
No me refiero puntualmente al tema del aborto, sino a la actitud general. Por ejemplo, cuando fue el debate por la ley de matrimonio igualitario algunos sectores religiosos salieron a decir que defendían a la familia (y dieron a entender que su modelo de familia es el único modelo bueno, justo y aceptable) y que aceptar el matrimonio entre personas del mismo sexo iba a ser la debacle de la institución familiar, que los chicos iban a crecer viendo eso como normal, etc. etc. etc. Puras falacias: en otras culturas llaman familia a la unión de un hombre con tantas mujeres como puedan mantener… y casi la totalidad de los homosexuales tienen padres heterosexuales.
 A mi me parece que la mejor forma de discutir sobre el tema aborto (y muchos otros temas más) es poniendo un piso de debate común y a partir de ahí discutir, sino nunca se va a llegar a un entendimiento entre las distintas instituciones y sus miembros.
Por último, creo que lo mejor es no ver al que opina diferente ni como pecador ni como un ignorante, ni verlo como un creyente de fábulas ni como un oscurantista, sino como alguien que tiene una postura y que hay que ponerla a prueba. 
Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 27 de abril de 2012 en Opinión

 

Una respuesta a “El debate entre creyentes y no creyentes

  1. Diógenes García

    12 de abril de 2015 at 22:51

    Lo expuesto se debe hacer como un juego, donde participan todos los seres humanos donde el que encuentra algo nuevo se lo ensena a los demás, así es que debemos vivir sin la intención de vivir del que encuentra algo, lo que entiendo que debe ser la verdad…

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: